Un propósito: hacer de la vida una obra de arte

Lo que queremos es lo que nos une y nos motiva: un propósito, un sueño, se podría incluso decir una utopía. Este se ubica por encima de todo lo que planteamos, pues esto último debe estar en constante debate y mejora conforme más gente e ideas se sumen. Nuestro propósito es comprender y enriquecer la existencia; lo aterrizamos en dos objetivos:

1. Ser nuestra mejor versión

Nuestro primer objetivo es lograr que cada persona llegue a ser su mejor versión, que pueda vivir a su máximo potencial, que pueda hacer de su vida una obra de arte.

2. Optimizar las condiciones materiales y culturales de nuestra sociedad

Nuestro segundo objetivo es transformar nuestras sociedades para que así todas las personas puedan tener mayores y mejores oportunidades de desarrollarse y aprovechar su potencial. Ambicionamos superar la injusticia, la pobreza, la explotación, la inequidad y otros problemas sociales, y optimizar las instituciones sociales, políticas, económicas y culturales para que estas también tengan como objetivo que cada quien llegue a ser su mejor versión.

Podemos comprender estos dos objetivos como uno solo: son dos rostros de una misma moneda, son dos procesos que se retroalimentan en un mismo propósito. Llegar a ser nuestra mejor versión va a permitir que seamos agentes capaces de comprender y transformar nuestras sociedades, y comprender y transformar nuestras sociedades va a permitir que más gente logre ser su mejor versión. Esto es para nosotros un círculo virtuoso que enriquece la vida.