Inicio Foros Presentaciones personales Allison: mi presentación

Este debate contiene 1 respuesta, tiene 2 mensajes y lo actualizó  Geno Figueroa hace 2 meses, 4 semanas.

Viendo 2 publicaciones - del 1 al 2 (de un total de 2)
  • Autor
    Publicaciones
  • #4772

    Allison Rios
    Moderador

    Put your hands up to the sky, if you are ready to fly. Spread your wings.
    -“Outro: Wings” de BTS

    Hola, mi nombre es Allison, aunque mis amigos me conocen como Whibley.
    ¿Quién soy o cómo definiría mi existencia? De hecho es una gran pregunta. Probablemente, he estado dejando de lado hacer esta presentación por lo intrigante o movilizante que me resultaba. Pero creo que ya es hora.
    Soy una chica común y ordinaria de 22 años nacida en Lima. Vivo con mis padres, hermana y mi gata Sully en S.M.P (mi hogar toda la vida). Diría que no tengo una vida impresionante, ni grandes historias que contar (aún), ni tengo grandes talentos, pero creo que tengo muchos sueños y proyectos.
    Desde pequeña, he dedicado mi vida a estudiar (he ocupado los primeros puestos durante todos los años en mi colegio) debido a la motivación que mis padres me daban siempre respecto a ello, además de que me gustaba el reconocimiento que recibía por esa razón. Y si bien tuve pequeñas aficiones en mi niñez/adolescencia como practicar vóley, tocar instrumentos musicales o dibujar son aspectos míos que he dejado en stand by y no he regresado a ellos por falta de motivación, apoyo, y por enfocar mi atención hacia otras cosas. Es más, muchos de mis profesores y gente alrededor mío tenían grandes expectativas respecto a qué carrera iba a elegir al terminar el colegio. Hasta 4to año de secundaria pensé “voy a ser ingeniera, porque soy buena en números y quiero ganar bastante plata”. Pero, en 5to año reflexioné mejor respecto a esa idea influenciada por mis compañeros de clase y padres, hasta que caía en la cuenta de que iba a cometer el mayor error de mi vida. El simple hecho de dibujar utilizando lápiz y papel, usar colores, hacer texturas con ellos, dibujar a mis personajes favoritos y diseñar unos nuevos era mi pasión. Me encantaba dedicarme a eso mientras sentía que toda mi creatividad e imaginación fluía al escuchar mi música favorita (pop punk noventero y dosmilero por esas épocas). Profundamente convencida de ese talento y en base a las buenas críticas que mi trabajo artístico había recibido hasta ese entonces decidí postular a la carrera de Diseño Gráfico en la PUCP. No ingresé. Nunca me había sentido tan decepcionada hasta ese momento. Había pensado ilusamente que podía ingresar sin haber tenido algún tipo de formación técnica o haber pulido mi supuesto talento. A decir verdad, había elegido esa carrera porque era lo único que yo había reconocido que me gustaba hacer. Era la típica adolescente que no quería optar por lo convencional. Sin embargo, no todo había quedado ahí: al postular, me habían pedido colocar una segunda opción. Había colocado “Psicología” por descarte en ese momento probablemente, porque ninguna de las otras opciones me llamaba la atención. Pero esta decisión no era infundada. Recuerdo muy bien que mi materia favorita durante toda la etapa escolar era PFRH (Persona, familia y relaciones humanas), en la cual no tenía que hacer esfuerzo por aprender los contenidos y mis notas eran muy excelentes.
    Pero sin duda lo que marcó dicha decisión tuvo mucho que ver con lo siguiente. Cierto día a mi profesor de Historia y tutor durante 5to de secundaria se le ocurrió hacer una dinámica: nos pidió a todos cerrar los ojos y empezar a hacer formas con crayolas en unos papelógrafos. Luego, nos dijo que viéramos lo que habíamos dibujado y que juntemos las diversas figuras de manera que tengan un sentido. Creo que formé un perro con muchas burbujas alrededor como si estuviese recién bañado o algo así. Cuando pasó mi tutor a revisar mi obra maestra, se quedó analizándola un buen rato y sonriente me dijo:
    – Eres una persona con muchos sueños.
    -¿Por qué lo dice?
    – Has dibujado figuras redondas en la parte superior, eso simboliza los sueños.
    – Pero no lo hice a propósito…fue algo que se me ocurrió.
    – Nada es gratuito, lo has hecho inconscientemente. Hay muchas cosas que no las vemos pero están ahí.
    ¡Boom! Esa última frase me dejó perpleja. Desde ahí, entendí que me sentía profundamente atraída hacia las cosas que no se podían captar a simple vista. Comprendí, entonces, cuán compleja es la mente humana y descubrí una de mis pasiones: la Psicología. Mi afición por conocer más sobre la mente humana siempre estuvo ahí. Implícita. Pero, había pasado desapercibida hasta ese momento.
    Al entrar a la universidad mi forma de ver la vida cambió rotundamente. Es probable que durante en estos años también haya cambiado mi manera de pensar conforme he ido creciendo y madurando. Desde los 18 años de edad, comencé a trabajar en una empresa de útiles escolares muy reconocida en el área de Ventas, luego de haber postulado a varios lugares. Esto me hizo reforzar mis ideas respecto a mis propias habilidades, pues el camino nunca ha sido sencillo. Desde que tengo memoria en mi casa siempre existieron falencias económicas, pero al fin me estado haciendo cargo de mí misma y también apoyando a mis padres. Me siento afortunada. Estoy estudiando una carrera que me apasiona en unas de las universidades más prestigiosas de mí país. No muchas personas pueden tener el privilegio de dedicarse a lo que les gusta. Si bien mi gusto por la Psicología nació desde diversas situaciones que comenté líneas arriba, mi paso por la carrera me ha hecho repensar acerca de la importancia que tiene esta labor dentro del contexto peruano. Perú es un país en donde los trastornos mentales siguen siendo motivo de estigmatización, lo cual ha generado que a través del tiempo se deje en segundo plano a la salud mental aún contando con los recursos necesarios. Nuestro país pide con urgencia que se creen y reactiven más iniciativas, ya sea desde ONGS, comunidades, voluntariados y, por supuesto, desde el Estado. Ya es tiempo de que nos abramos paso hacia una nueva comprensión del ser humano. Muchos de los problemas de nuestra sociedad se deben a la falta de empatía, así como aprender a reconocer y valorar las diferencias de un otro. Por ahí podríamos empezar. Generar mayor conciencia acerca de la relevancia de tratar estos temas y sobre todo informar a todos los sectores de la población.

    No es curioso que en esta sociedad supuestamente de bienestar genere tantas enfermedades del alma. Gente ansiosa, angustiada, estresada, deprimida. Todo el mundo está obsesionado por cuidarse físicamente. ¿Y por dentro qué? Yo les diría: “¡Menos gimnasio y más psicoanálisis”.
    -Merlí. Serie de Netflix.

    Desde a mediados del 2014, me di cuenta de que algo no andaba bien. Si bien había logrado varias metas planteadas, solo había reducido mi existencia a estudiar y trabajar, lo cual no estaba mal, pero aún sentía que me faltaba algo. Desde que tenía 5 años de edad, recuerdo que me gustaba pasar las tardes escuchando los discos que mi papá colocaba en la sala. A los 9 años de edad, fui formando mis gustos hacia ciertos géneros musicales. Cuando no estaba estudiando, me dedicaba a ver MTV (cuando pasaba buena música), VH1, OK TV, Uranio 15, entre otros canales de música y, más tarde, con la llegada del internet dedicaba largas horas a la búsqueda de videos musicales, nuevas canciones y bandas para mi playlist. Me gustaba buscar datos caletas sobre mis bandas favoritas y los apuntaba en cuadernos. A los 15, tuve la oportunidad de formar, junto a otros amigos, una comunidad de fans llamada “Sum 41 Perú”, con lo cual comencé a rodearme de gente que sentía la misma pasión por la música que yo, además de que, por esas épocas, empecé a asistir a tributos y conciertos, a la par de conocer mucha gente que se dedicaba a la música profesionalmente y que se encuentran en la movida. Y fue que en el 2016, gracias a la ardua labor de mi comuna, pude conocer a todos los integrantes de Sum 41 en persona (lo cual solo imaginaba en mis sueños), entre otras bandas reconocidas. Justamente por esa época, tuve la oportunidad de hacerla de manager de mis amigos que se encontraban tocando en una banda tributo a Sum 41. Me funciones tenían que ver con conseguirles tocadas, mover gente para que vaya a las tocadas, asistir a ensayos, entre otras cosas. A partir de allí, me di cuenta de que nuevamente algo en lo que tengo potencial siempre estuvo ahí conmigo, pero no le había dado bola: la música. Ha estado en mi vida desde siempre y le debo tanto. Tantos momentos especiales que me ha hecho pasar, tanta gente linda que me ha hecho conocer, además de que me ha arropado como nadie más lo hizo en los momentos más difíciles de mi vida. Y bueno, yo, ambiciosa como siempre, me planteé que luego de terminar la carrera que actualmente ando cursando sería pajasa dedicarme a Producción musical con enfoque en los Negocios Musicales (de algo tengo que vivir jaja). Me vacila demasiado separar sonidos en mi mente y darme cuenta de los arreglos en las canciones, además de que el hecho de dirigir una banda para que alcance su mayor potencial, y no solo ello sino también realizar un acompañamiento durante toda su carrera me parece algo alucinante. De hecho, no puedo esperar por emprender este nuevo camino.
    Para finalizar, yo creo que una persona no está determinada para una sola cosa en la vida. Quizá la sociedad nos haya hecho creer eso. Pero, lo que sí pienso es que me estoy preparando para grandes cosas y la vida, a mi edad, recién está empezando.

    Life’s waiting to begin.
    -“Clock strikes” de ONE OK ROCK.

    • Este debate fue modificado hace 3 meses por  Allison Rios.
    #4776

    Geno Figueroa
    Moderador

    ¡Qué paja tu historia!, jajaja. Gracias por relatar algo así, por abrir tu alma con este grupo.
    “Ya es tiempo de que nos abramos paso hacia una nueva comprensión del ser humano”: me gustó mucho esta frase. Estoy de acuerdo.
    Me provoca sumar una cita más a esta linda presentación. “Sin música la vida sería un error”, Nietzsche. Y me doy cuenta de lo importante que resulta la música para la gente de este grupo. Te aconsejo leer la presentación del gran @julio_vidal.
    Finalmente… qué bien escribes, jajaja. Un fuerte abrazo.

Viendo 2 publicaciones - del 1 al 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate.