Cita

La Constelación asume con valentía y alegría el gran reto de superar lo que hasta ahora ha sido la historia de la humanidad. Es la bella obra de nuestra generación. Es el inicio del gran baile y la gran aventura.

¡Bienvenidos!

One thought on “¡Bienvenidos!”

  1. A pedido de Energie, dejo el comentario puesto dias atràs en el sitio de la OCCA:

    Ahora, el post-modernismo nos ha enseñado, o a querido enseñarnos que el sentido de la vida ya no es más el sentido de la vida, uno único y absoluto de todos como especie, sino que ahora, el sentido le pertenece a las vidas en su individualidad, la pregunta más adecuada sería cuál es el sentido de mi vida, de tu vida, no de la vida; a esa pregunta, el idealismo y la filosofía antigua no le ha encontrado vocación aunque mucho se ha hecho por ello. La naturaleza del ser es aquella bipartida o tripartida; en el sentido en el que podemos bien creer que el ser humano es instintos y mente, o instintos, mente y moral (como había pretendido Freud); y bueno antes de la psicología la filosofía y la epistemología también pretendieron la tripartición (cuerpo, mente y alma). A partir de ahí el ser bélico, el ser brillante, el ser que ama y todos sus derivados; esta es una pregunta a la cual podría bien responder la historia de la humanidad; nuestra naturaleza es perversa porque al identificarse con una raza, nación, etc. se olvida o disminuye la valía de las otras. Por otro lado, cuando se ama las cosas comienzan a mutar, no siempre para bien, Homero a partir de La Iliada por ejemplo, ya saben lo que pensaba… Pero todo es más razonable que sanguinario, en realidad es muy normal que no otorguemos una valía a una hormiga por ejemplo; para la mentalidad europea, y esto lo digo porque estoy hasta la médula de esto, por ejemplo, los inmigrantes africanos que escapan de la guerra son como esta hormigas, a nadie le interesa su condición de humanidad porque simplemente no creemos en la humanidad, sino en naciones, como dije con anterioridad; desde el inicio, con la fundación de las primeras culturas, esto fue y esto será (a propósito una película de Kubrick lo diseña magistralmente en al primera escena, se llama Space Oddisey). Con respecto al lugar que debemos tener en este mundo, nadie pidió nacer, por lo cual nadie ha elegido dónde aparecer, pocas veces, peor en el tercer mundo, en nuestro país por ejemplo, uno puede realmente decidir lo que va a hacer con su vida; nuestro lugar lo definió el destino, la pregunta sería mejor, qué haremos con lo que la coincidencia nos dio. Nada de esto ha dejado de tener sentido, en realidad el fin de las artes y la filosofía marcará ese paso, pero todavía existen, por lo que, todavía los pensadores actúan en la clandestinidad. Ahora, las distracciones, los entretenimientos no tienen porque ser negativos, no tienen porque borrarnos la lucha, la vida. Es cierto si por distracciones entiendes el mundo pop, el fútbol, la religión, estoy muy deacuerdo en que son nocivas para la humanidad (la antigua Roma lo sabía “Panem et Circenses”, precisamente USA obra de ese modo y mantiene a su gente “feliz y conforme”). Pero si las distracciones son el arte, el pensar, la humanidad regresa, interpela su preponderancia, su eternidad. Los ídolos del hoy, los he apenas mencionado: “religión”, “futbol”, “capitalismo”; la ilusiones no les pertenecen a quién no sabe soñar, la justicia es de los ricos, el corazón (metafóricamente hablando) ya no tiene alimento desde que el ejemplo a seguir es ajeno a cuestiones de alma. Si nos referimos a nosotros, de seguro cada quién tiene distinto pensamiento, de seguro si queremos hacer algo distinto, estamos un poquito fuera de la sociedad de las masas y de la porquería, pero ¿que tan fuera estamos? Respecto a los valores, primero se requiere una limpieza de la moral de la sociedad que nos circunda, de ahí una creación de los propios valores, solo después se podrá juzgar la propia virtud como positiva o negativa, como altruista o egoista. El ser desde hace mucho que “construye” sin pensar en su futuro, entre comillas porque en realidad destruye; no hay marcha atrás, debemos saberlo, la constelación jamás será suficiente para esta humnidad que está ya en su etapa marchita; debemos solamente esperar ser un punto de referencia para la futura humanidad. El sistema monetario nos ha vuelto ociosos y faltos de sueños, metódicos, estúpidos; es de seguro el punto de referencia de más de la mitad de la humanidad, esto por la evidente unipolaridad del mundo, que se vende bien en todas partes con tal de enseñar machismo y dinero. Con respecto a ser distintos, estoy totalmente deacuerdo, tenemos que ser distintos que ellos, tenemos que ser nosotros mismos, originales, sin uniformes ni cuentos comprados por otros; Latinoamérica por ser el continente mejor custodiado por el capitalismo, hemos sufrido innumerables guerras, pero lo que más hemos sufrido es la alienación; esto, ejemplo cumbre Lima, tiene que ser erradicado absolutamente. Pero a pesar de tener que ser distintos como congregación nosotros tenemos que tener planes fijos, identidades entre nosotros mismos; tenemos que tener bien claras varias cosas, si queremos cambiar el mundo enserio, primero decirle adiós a los ídolos y todos tenemos que estar deacuerdo en que la supervivencia de la humanidad depende de la cancelación de ciertos dogmas, de la rebelión, de la inconformidad. Con lo que sigue, el mundo ha visto cosas que ni las peores o mejores imaginaciones han podido lograr, la tierra es más terrificante de lo que algunos piensan, vivimos a cuestas de guerras sin fin, holocaustos, exterminios, etc, etc. Pero nosotros no somos los culpables, han sido y serán los gobiernos; la historia nos ha enseñado quela mayor parte de las veces la población estuvo deacuerdo con el gobierno, pero que ultimamente, los gobiernos obran por su lado, la población ha dejado su rol legítimo democrático para ceder a las más antiguas formas de esclavitud. ¿Qué es el bien y el mal?, una invención claro, de la biblia, para el Daemon, el padre de Homero, y son contemporaneos, las virtudes contaban más que un juicio de bien o mal; estas dos palabras se acentuaron bien en la mentalidad del ser después de la religión católica, una de las más perversas y sanguinarias de todos los tiempos; los teólogos y los gnósticos preferirán estar fuera del dogma y elevar su pensamiento como lo haría un filósofo, es así que tendríamos que obrar nosotros, sin juicio sobre bien o mal y más bien apelando a todas nuestras virtudes, aquellas que conseguimos alimentándonos de vida y de cultura. El equilibrio, la niñez, son efectivamente dos campos del saber al que todo pensador querría pertenecer, ¿cómo lograrlo?, si es lo que busca la Occa, yo tendría unas cuántas respuestas que podrían sernos útiles a todos como humanidad.

Deja un comentario